top of page

223. A Solas Al Huerto Yo Voy

A solas al huerto yo voy, cuando duerme aún la floresta; y en quietud y paz con Jesús estoy oyendo absorto allí su voz.
CORO
El conmigo está, puedo oír su voz, y que suyo, dice, seré; y el encanto que hallo en El allí, con nadie tener podré
II
Tan dulce es la voz del Señor, que las aves guardan silencio; y tan sólo se oye su voz de amor, que inmensa paz al alma da.
III
Con él encantado yo estoy, aunque en torno llegue la noche; mas me ordena ir, y escuchar yo voy, su voz doquier la pena esté.

somos una iglesia familiar

LOGO MANANTIAL CIRCULO3.png
bottom of page