top of page

364. Día En Día

Oh mi Dios yo encuentro cada día, tu poder en todo sin sabor;
por la fe en tu sabiduría libre soy de pena y temor.
Tu bondad, Señor es infinita, tú me das aquello que es mejor;
por tu amor alívianse mis quejas y hallo paz en el dolor.
II
Cerca está tu brazo cada día y por El recibo tu favor,
¡Oh Señor, mi alma en ti confía, eres tú mi gran Consolador!
Protección prometes a tus hijos porque son tesoro para ti;
hallo en ti constante regocijo, sé que tú velas por mí.
III
Tu poder me ayuda cada día a vencer en la tribulación;
tengo fe, pues tu promesa es mía; gozaré de tu consolación.
Si el afán y la aflicción me llegan, estará tu mano junto a mí.
Y después, en la postrera siega, moraré ya junto a ti. Amén.

somos una iglesia familiar

LOGO MANANTIAL CIRCULO3.png
bottom of page