top of page

387. Vienen a Mí

Viene a mi alertas y buscando la verdadera senda del vivir; háblame, Oh Dios, y usa tú mis labios, y así sabré qué les podré decir; y así sabré qué les podré decir.
II
Vienen a mí con sus talentos grandes, que les indique lo que deben ser; ruego, Señor, me des sabiduría al indicarles lo que habrán de hacer; al indicarles lo que habrán de hacer.
III
Vienen a mí, cada uno diferente, con sus problemas para resolver; dame, Señor, tu luz y entendimiento que a cada cual ayuda pueda ser; que a cada cual ayuda pueda ser.
IV
¡Vienen a mí!, Oh Dios, me siento indigno de que en tu Reino tú me des qué hacer; prepárame, Señor, servirte quiero, y ser a todos lo que debo ser; y ser a todos lo que debo ser.

somos una iglesia familiar

LOGO MANANTIAL CIRCULO3.png
bottom of page