top of page

421. Yo Te Sirvo

Yo te sirvo porque te amo; tú me has dado vida a mí. No era nada y me buscaste; tú me has dado vida a mí. Vidas hechas pedazos, te llevaron al Calvario tan cruel; tu amor será mi anhelo, tú me has dado vida a mí.
161 Iglesia Bautista Manantial de Vida
422. Para Andar Con Jesús
Para andar con Jesús no hay senda mejor que guardar sus mandatos de amor; obedientes a El siempre habremos de ser, y tendremos de Cristo el poder.
CORO
Obedecer, y confiar en Jesús, es la regla marcada para andar en la luz.
II
Cuando vamos así, ¡Cómo brilla la luz en la senda al andar con Jesús! Su promesa de estar con los suyos es fiel, si obedecen y esperan en El.
III
Quien siguiere a Jesús ni una sombra verá, si confiado su vida le da; ni terrores ni afán, ni ansiedad ni dolor, pues lo cuida su amante Señor.
IV
Mas sus dones de amor nunca habréis de alcanzar, si rendidos no vais a su altar, pues su paz y su amor sólo son para aquel que a sus leyes divinas es fiel.
423. Pronto La Noche Viene
Pronto la noche viene, tiempo es de trabajar; los que luchan por Cristo no hay que descansar; cuando la vida es sueño, gozo, vigor, salud, y es la mañana hermosa, de la Juventud.
II
Pronto la noche viene, tiempo es de trabajar; para salvar al mundo hay que batallar; cuando la vida alcanza, toda esplendidez, cuando es el mediodía de la madurez.
III
Pronto la noche viene, tiempo es de trabajar; si el pecador perece, idlo a rescatar; aún a la edad madura, débil y sin salud, aún a la misma tarde de la senectud.
IV
Pronto la noche viene, ¡Listos a trabajar! ¡Listos!, que muchas almas hay que rescatar. ¿Quién de la vida el día puede desperdiciar? “viene la noche y nadie puede trabajar”.
424. A Ti, Señor, Nuestra Canción
A ti, Señor, nuestra canción de amor y gratitud alzamos, pues nos diste hoy tu amor en plenitud. Nuestro clamor llegue hasta ti cual mística oración, pidiendo compartir así con otros, de tu amor.
II
162 Iglesia Bautista Manantial de Vida
Concédenos llevar, Señor, bondad, consuelo y paz a los que en penas y dolor tras el pecado van. Permítenos, Oh Dios, sentir sincera compasión por los que tienen que vivir en sombras de opresión.
III
Queremos compartir, señor, la Gracia que nos das, con los que van tras el error sin fe, sin luz, sin paz. A quienes lejos van de ti, concédenos traer, y puedan compartir así tu Gracia y tu poder.
425. Ven y Da tus Diezmos
Ven y da tus diezmos al Maestro, dale tus riquezas y tu amor. Todos tus talentos hoy consagra para Gloria del Señor, quien dice:
CORO
“Fiando, prueba, (Discanto: Fiando, prueba, ven y prueba) pruébame si soy tu buen Señor, que abriré las puertas del cielo para dar gran bendición”
II
Si mi fe vacila por la dudas, o el poder de Dios no siento más, viene mi Jesús y con ternura vuelve a darme paz; y luego dice:
III
En servicio entrego de mi vida todo lo mejor, sin vacilar. A mi Salvador doy mi promesa al oír su dulce voz que dice:
HIMNOS DEL 426 AL 450
426. Juntos Marchamos
Nuestro Dios es quien hizo el bien en nosotros promete ayudarnos, Oh sí hasta el final. Y el nombre de Jesús diremos a otros; unidos marchamos con El.
CORO
Juntos marchamos; ¡Gloria a Dios! Juntos marchamos. Se goza el corazón. Yo mi parte haré, pues soy hijo de Dios, y juntos marchamos con Dios.
II
Es honroso darnos ayuda amistosa; tan sólo una parte le damos al Señor del dinero, mas hoy la vida daremos, pues juntos marchamos con El.
III
Creceremos juntos en Santo amor; pensar en los otros lo siente el corazón. Y podemos creer que Dios es lo mejor, pues juntos marchamos con El.
163 Iglesia Bautista Manantial de Vida
427. Mi Vida Di Por Ti
Mi vida di por ti, mi sangre derramé, la muerte yo sufrí, por Gracia te salvé; por ti la muerte yo sufrí, ¿Qué has dado tú por mí? Por ti la muerte yo sufrí, ¿Qué has dado tú por mí?
II
Mi celestial mansión mi trono de esplendor, dejé por rescatar al mundo pecador; sí, todo yo dejé por ti, ¿Qué dejas tú por mí? Sí, todo yo dejé por ti, ¿Qué dejas tú por mí?
III
Reproches, aflicción, y angustia yo sufrí, la copa amarga fue que yo por ti bebí; insultos yo por ti sufrí, ¿Qué sufres tú por mí? Insultos yo por ti sufrí, ¿Qué sufres tú por mí?
IV
De mi celeste hogar te traigo el rico don; del Padre, Dios de amor, la plena Salvación; mi don de amor te traigo a ti,
¿Qué ofreces tú por mí? Mi don de amor te traigo a ti, ¿Qué ofreces tú por mí?
428. Fiel Mayordomo Seré
Vengo rendido a tus pies, Señor; quiero fielmente depositar: diezmos, talentos, mi don de amor; ofrenda grata hoy vengo a dar.
CORO
Todo buen don viene del Señor; ¿Cómo negarlo podré? Fiel mayordomo de Cristo seré, y un día, “Fiel siervo”, oiré.
II
“Probadme en esto,” dice el Señor, “y bendiciones derramaré”. Fiel a mis votos de fe seré, testigo digno de mi Señor.
III
Si vas conmigo no dudaré; en tus promesas yo confiaré. De lo que es tuyo yo te daré, y almas preciosas cosecharé.
429. ¡Cuán Grande Amor!
Que Cristo me haya salvado tan malo como yo fui, me deja maravillado, pues El se entregó por mí.
CORO
¡Cuán grande amor! (Discanto: ¡Oh cuán grande amor!)
¡Oh grande amor! (Discanto: ¡Oh cuán grande amor!) El de Cristo para mí. ¡Cuán grande amor! (Discanto: ¡Oh cuán grande amor!) ¡Oh grande amor! (Discanto: ¡Oh cuán grande amor!) Pues por El salvado fui.
164 Iglesia Bautista Manantial de Vida
II
Oró por mí en el huerto: “No se haga mi voluntad”. Y todo aquel sufrimiento causado fue por mi mal.
III
Por mí se hizo pecado, mis culpas su amor llevó. Murió en la cruz olvidado, mas mi alma El rescató.
IV
Cuando al final con los santos su gloria contemplaré, con gratitud y con cantos por siempre alabaré.
430. Dulces Melodías Cantaré
Dulces melodías cantaré, y alabanzas al Señor, a su nombre gloria yo daré, por su inefable amor.
CORO
De Jesús el nombre dulce es para mí, canta el alma mía melodías a mi Rey.
II
Yo vivía en sombras y en dolor, triste, herido, pobre y vil, mas la tierna mano del Señor me llevó a su redil.
III
Fuente perennal de Gracia hallé al amparo de su amor su sonriente faz me imparte fe, esperanza y valor.
IV
Aunque por el valle de aflicción tenga que pasar aquí, mi Jesús dará su protección, El se acordará de mí.
V
La rosada aurora anuncia ya que Jesús por mi vendrá, mi alma alegre con El reinará en la celestial ciudad.

somos una iglesia familiar

Logo Iglesia Bautista Manantial de Vida
bottom of page