top of page
LA TENTACIÓN VA DE CAMINO

LA TENTACIÓN VA DE CAMINO

¿Quién soy yo, y qué es mi casa, para que tú me hayas traído hasta aquí?. Decía David en 2 Samuel 18.

Consideraba David las bendiciones recibidas de parte de Dios, no solo para el, sino para toda su casa y alababa a Dios por eso, sin embargo, tal como David también nosotros alabamos a Dios por todo bien recibido y más aún por tan grande salvación entregada a nosotros.
Pero el mismo David, habiendo recibido todo un reino y teniendo toda la disposición de alabar y servir a Dios, no estaba exento de la carne y sus tentaciones, así como tampoco nosotros lo estamos.
Pero al considerar la tentación, no solo debemos mirar su cara de pecado, sino también su cara de consecuencia. Porque ciertamente "la tentación va de camino" pero a veces las consecuencias se quedan y permanecen.

"Vino uno de camino al hombre rico" 2 Samuel 4.

Algo casual, de camino (como la necedad carnal de David por Betsabé)

El pecado, aunque puede ser perdonado, puede también acarrear consecuencias de la acción cometida. En el caso de David, la guerra dentro de su propia casa, entre sus hijos y con sus hijos.
Aunque el pecado es algo temporal, algo que va de camino en nosotros, puede dejar consecuencias permanentes, así que una cosa es que pidamos perdón y otra la consecuencia de los actos cometidos.
En efecto Dios perdonó a David (remitió su pecado), pero la consecuencia natural del pecado sigue su curso.
El pecado afecta nuestra vida de dos formas: espiritualmente y secularmente.
En la vida espiritual afecta nuestra relación con Dios y a diferencia de los tiempos de David, afecta nuestra relación con Jesús, quien en sus propias palabras escritas en los evangelios decía: " vete y no peques más", dejando ver que aunque Jesús puede perdonar todos nuestros pecados, no es la condición de vida que él quiere que mantengamos.
También es cierto que tenemos a Jesús como nuestro redentor, pero no debemos olvidarnos que entre tanto que estamos en el mundo, las consecuencias del pecado también se verán en el mundo.

Así que, si la tentación va de camino, cerremos la puerta, para que su legado no more en nuestra casa.

Dios nos bendiga.

somos una iglesia familiar

Logo Iglesia Bautista Manantial de Vida
bottom of page