top of page
TÚ ERES EL CRISTO

TÚ ERES EL CRISTO

Marcos 8.
Preguntó Jesús a sus discípulos: ¿Quién dicen los hombres que soy yo? V27

Andaban los discípulos con Jesús, veían sus milagros, tenían toda la información del evangelio de primera mano, y aún les pregunta Jesús a sus discípulos si verdaderamente sabían quién es él. Se esperaría que todos contestaran a una: Tu eres el Hijo de Dios, Tu eres el Mesías, Tu eres el Cristo. Sin embargo, como dice en Mateo 28:17 "...algunos dudaban", porque cada uno tomaba a Jesús según lo que esperaba de él y así interpretaba lo que quería. Pero Jesús no es lo que nosotros interpretemos según lo que tomamos y desechamos de él, sino que es verdaderamente el Cristo, el Hijo del Dios Viviente, tal cual como lo expresó Pedro sin dudarlo, porque tenía abiertos los ojos por el Espíritu. Así nosotros debemos ser como Pedro, de ojos y oídos abiertos por el Espíritu Santo de Dios, de manera que no se diga de nosotros: ¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis? V18.

Porque con nuestros ojos abiertos vemos las maravillas de Dios en nuestra vida y la de los demás, y con nuestros oídos abiertos entendemos las palabras de Jesús y aún escuchamos y discernimos el poder de Dios en cada testimonio y situación de nuestro prójimo, lo cual nos lleva a la adoración del Cristo, nuestro Salvador, pero también dice el Señor: ¿Y no recordaís?V18, de tal forma que siempre debemos tener presente su poder y su presencia, sin importar la situación que esté frente a nosotros, recordemos que él es El Cristo. Aunque también entiende el Señor que a veces por mucho que hemos visto y oído, todavía puede que no entendamos y nos dice ¿Cómo aún no entendéis?V21.

Pero poderoso es nuestro Cristo, quién sanó a un sordomudo(7:31) y aún a un ciego (V22). Por lo tanto si aún queda algo de ceguera en nosotros y vemos a los hombres como árboles que andan V24 y a Jesús como un profeta o sanador mas V28, entonces es momento de pedir con fe al Señor que ponga sus manos sobre nosotros y nos haga mirar claramente V25, y aún mas exclame sobre nosotros "Efata" de tal manera que sean abiertos nuestros ojos, nuestros oídos y sobre todo se desate la ligadura de nuestra lengua (7:34-35) para hablar a todos del Evangelio con convencimiento y poder que viene del Espíritu, y así también enseñar con autoridad "que guardemos todas las cosas que nuestro Señor ha mandado", sin olvidar que él está con nosotros "Todos los días hasta el fin del mundo".

somos una iglesia familiar

LOGO MANANTIAL CIRCULO3.png
bottom of page