top of page

BUENAS NUEVAS DE GRAN GOZO

Estudio del texto básico

1 LA UNCIÓN DE DIOS RESULTA EN ACTOS DE GRAN GOZO, ISAÍAS 61:1-3.

Estos versículos conmueven el corazón de cada creyente por ser los que Jesús leyó en la sinagoga de Nazaret (Luc. 4:18, 19). Es emocionante leer las mismas palabras que nuestro Salvador leyó. La mejor evidencia es que es el Siervo del Señor puesto que Dios anuncia en Isaías 42:1 que ha puesto su Espíritu sobre él.


V. I. Dios por su Espíritulevantó a sus siervos, los profetas, para dar su Palabra a reyes, nobles, soldados y a todo el pueblo. Vea Números 11:26-29; 24:2, 3 y I Samuel 10:6-10. Tal como Jesús, el profeta declara que el Siervo no se ha lanzado a la obra por su propia cuenta y riesgo. El Espíritu del Señor Jehovah está sobre él y Jehovah le ha ungido para su tarea. Está totalmente autorizado para hacerla. Y la obra es la que hemos visto en los capítulos anteriores como la obra del Siervo del Señor. Ante todo, y so­bre todo el Siervo es enviado a predicar las buenas nuevas, el evangelio.


Los pobres de espíritu, de ánimo caído, los abatidos necesitan una palabra de estímulo, de optimismo, de salvación, y los quebrantados de corazón necesitan a alguien para vendar sus heridas espirituales. Necesitan ayuda, consue­lo, amor.

Las heridas más graves no son las físicas sino las emocionales y espiritua­les y sólo el Siervo del Señor tiene medicamentos para aliviarlas. Tal como las dos frases anteriores son paralelas, las dos últimas son variaciones de la mis­ma situación. El pecado esclaviza a la persona. Muchas personas han hecho esfuerzos sin éxito para librarse de un hábito que no Ies conviene. La palabra salvar en hebreo significa “colocar en un lugar espacioso, amplio.” Miles de personas se sienten cautivas debido a circunstancias o hechos que no pueden cambiar. Dios viene a dar libertad, a través de un nuevo nacimiento (Juan 3: 16 y 8:36).


V. 2. En la sinagoga de Nazaret Jesús leyó solamente la primera línea de versículo 2. Después dijo: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vo­sotros.” En verdad era la buena voluntad de Dios enviar a su Hijo al mundo en un año determinado. La historia de la humanidad ha cambiado desde esa fecha. Tiene mejor sentido traducir estas palabras como “el día de salvación de nuestro Dios”. Es la salvación que consuela a los que estén de duelo. Nin

guna de estas cosas puede ser hecha por poder humano, sólo Dios puede y quiere hacerlas.


V. 3. Duelo por Síonse refiere al sufrimiento del pueblo cuando Jerusalén fue saqueada y destruida. El consuelo de Dios cambia la ceniza, símbolo de dolor, en diadema,que es símbolo de gozo. El aceite era para curar y cambia­ ría el luto por regocijo y manto de alabanza. Porque Dios espera que su pueblo viva rectamente al ser ungido por su espíritu, le llama plantío de Jehovah.


2 LA RESTAURACIÓN PRODUCE GRAN GOZO, ISAÍAS 61:4-7.

En esta sección se habla de las grandes cosas que los israelitas harán después de cobrar nuevo ánimo por la obra del Siervo del Señor.


V . 4. Hay que recordar que muchas generaciones habían pasado a través de más de setenta años. Los babilonios ocuparon todo el territorio de Judá mu­ cho antes de la caída de Jerusalén en 586 a. de J.C. De tal manera que al volver los israelitas a Jerusalén se encontraron con ruinas antiguas, cubiertas de ma­leza y dañadas por el sol y la lluvia. El profeta reconoce que en primer lugar hay que rehacer las ciudades y limpiar la tierra para poder cultivarla. Sería una tarca dura, más de una vez la gente se desanimaría porque la tarca parecía imposible.


V v. 5, 6. Para entender el v. 5 hay que leer el v. 6. Los hebreos serán lla­mados sacerdotes de Jehovah... servidores de nuestro Dios. Serán los men­sajeros a toda la humanidad de la voluntad de Dios. Es el cumplimiento del plan de Dios anunciado en la formación de la nación (Exo. 19:5-6). Es la obra que Pedro vio como la misión de los cristianos (1 Ped. 2:9). Enseñarán los caminos de Dios a gente de toda nación y raza. Para que puedan dedicarse a ese ministerio los extranjeros van a cuidar sus animales y cultivar sus tierras.

Esto no es tan extraño como nos parece. Los levitas no tenían territorio en Israel y las demás tribus les sostenían para que pudieran servir como sacer­ dotes. A los que Israel va a servir, éstos van a sostenerles en su ministerio espiritual, ya no habría segregación entre los pueblos.

V . 7, Para muchos hebreos era vergonzoso reconocer que habían sido derrotados por sus enemigos y sacados de su tierra. Perdieron todo y aun al vol­ver a su territorio encontraron que su tierra era una provincia de Persia. Tal como Isaías 40:2 indica, han sufrido el doble por sus pecados. Ahora al ser siervos de Dios tendrán una doble porción de honra y bendición y tienen además la promesa de que su gozo será eterno.


3 EL PACTO ETERNO, CAUSA DE GRAN GOZO, ISAÍAS 61:8, 9.


V. 8. El enfoque del capítulo cambia con este versículo. Dios anuncia su propósito de hacer un pacto eterno con Israel muy diferente del pacto del Sinaí, (Exo. 19). El pacto eterno existirá cuando la Palabra de Dios esté en el corazón de la persona y su vida sea dirigida por el Espíritu de Dios (Isa 55:3; 59:21; y Jer. 31:31-34). Este v. 8 tiene mucho que enseñarnos: Dios odia la intriga, el engaño, la manipulación de las personas. La doblez de la política de los reyes llevó al pueblo de Dios al cautiverio, pero ahora a los que obran en


V. 9. Los descendientes de este pueblo recién salido del cautiverio van a florecer y prosperar. Las naciones del mundo no les van a admirar por su inteligencia y su industria, sino que van a reconocer que son benditos del Señor. Con este pacto el profeta anuncia que Dios comienza una manera dis­tinta de relacionarse con su pueblo; no va a ser por mandamientos legalistas,

sino que reconocerán que ellos son la simiente que Jehovah bendijo.


4 LA RESPUESTA GOZOSA POR LAS NUEVAS DE GRAN GOZO, ISAÍAS 61:10, 11.

En estos últimos versículos el Siervo del Señor responde a las promesas de Dios reconociendo que lo que le ocurrirá a Israel va a ser un mensaje a todas las naciones.


V. 10. Este hermoso himno comienza con el lenguaje de una boda y en una boda hay gozo y alegría: me gozaré en Jehovah, mi alma se alegrará en mi Dios. El hecho de que el profeta hace referencia al novio y a la novia sig­nifica que el gozo se comparte entre Dios y su pueblo redimido. La iglesia es la novia y Cristo es el novio. En verdad hay gozo en los cielos cuando el pueblo obedece y sigue a Dios. Vea 

Isaías 49:18; 62:5 y Apocalipsis 21:2.


V. 11. El profeta vuelve a un tema importante: la Palabra de Dios produce fruto y hace la obra que Dios desea, no vuelve vacía (Isa. 40:8 y 55:10, 11). Tal como en el capítulo 5 Israel es la semilla sembrada, Dios se preocupa de que su pueblo redimido brote y produzca fruto. Es más, por la prosperidad de Israel Dios va a dar una demostración de justicia y alabanza ante todas las naciones de la tierra. La prosperidad del nuevo Israel va a tener significado para todos los pueblos. Así el Señor Jehovah hará germinar la justicia y la ala­banza delante de todas las naciones.

somos una iglesia familiar

Logo Iglesia Bautista Manantial de Vida
bottom of page