top of page

DIOS ACUSA A SU PUEBLO

Ayuda homilética

Las consecuencias de la ingratitud

Isaías 1:1-9


Introducción:

La respuesta lógica del pueblo de Dios, de la iglesia y de los individuos debiera ser una actitud de agradecimiento por lo que él es y lo que ha hecho. Sin embargo, la historia nos muestra una situación diferente en que la ingratitud es el elemento predominante. Una actitud de ingratitud traerá ne­cesariamente consecuencias negativas.


I. El profeta se asombra por la falta de gratitud de los hebreos.

  • A. A pesar de las obras portentosas de Dios.

  • B. A pesar del cuidado providente del Señor.


II. El castigo físico no produce el cambio deseado.

Muchos no aprenden nada a largo plazo de los accidentes y desas­tres.


III. La nación de Israel fue destruida por su falta de gratitud.


IV. Dios tuvo que trabajar por medio de un remanente para hacer la obra que toda la nación fue llamada a hacer.

En la actualidad son pocos los que hacen grandes cosas para el 

Se­ñor.


Conclusión:

Hay que vigilar al corazón para no ser personas ingratas. No hay que preguntar: ¿Qué hacen, o por qué la mayoría no hace la obra de Cristo?

La actitud correcta es analizar la propia actitud. La pregunta correcta frente a i™ grandes beneficios que recibimos de Dios es: ¿Soy yo agradecido al Señor? ¿Como demuestro mi gratitud?


LECTURAS BÍBLICAS PARA EL SIGUIENTE ESTUDIO


Lunes: Isaías 6:1-8

Martes: Isaías 6:9-13

Miércoles: Isaías 7:1-9

Jueves: Isaías 7:10-25

Viernes: Isaías 8:1-10

Sábado: Isaías 8:11 -22

somos una iglesia familiar

LOGO MANANTIAL CIRCULO3.png
bottom of page